​Lo que jamás puede faltar en un video que convierte sus reproducciones en ventas